White bearded old jeweler at workshop

El origen del quilate

Cuando oímos hablar de quilates, ¿sabemos realmente de qué estamos hablando? Es un término muy usado en el mundo de la joyería y hoy, desde Joyería Ramón Fernández, queremos haceros un pequeño recordatorio sobre él. 

La palabra quilate proviene del griego “keration”, que era el nombre que recibían las semillas del algarrobo. Sí, habéis leído bien. Estas semillas son el origen de los quilates aunque no lo parezca. 

Debido a que son muy homogéneas y que se encuentran por toda la zona mediterránea, los orfebres y los comerciantes de la antigüedad comenzaron a utilizarlas para pesar con mayor precisión piezas tan pequeñas y valiosas como podían ser las gemas; en aquel entonces no disponían de herramientas con las que poder hacerlo.

Actualmente, la situación es muy distinta y hasta debemos distinguir entre los dos tipos de quilates existentes. Por un lado tenemos el quilate en gemología, que pesa lo mismo que una semilla de algarrobo (0,2 gramos). Teniendo esto en cuenta, podríamos decir que una esmeralda que sea de 34 quilates pesaría 6,8 gramos, lo que la convertiría en una piedra bastante importante.

Por otra parte, encontraríamos el quilate de orfebrería, el más conocido y el que, a decir verdad, poco tiene que ver con el significado original, algo de lo que os hablaremos en nuestra siguiente publicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.