affair-1238430_960_720

Los diamantes y el anillo de compromiso

Si en nuestra última publicación os hablamos del origen de los anillos de compromiso, hoy, desde Joyería Ramón Fernández, queremos hablaros de cuándo comenzaron a ponerse diamantes en estos anillos.

Si recordáis lo que os contamos en nuestro anterior post, el hecho de entregar una especie de anillo para formalizar el compromiso fue una práctica que se extendió gracias al Papa Inocencio III en el año 1215, quien además instauró un periodo de prueba desde que se producía la pedida hasta el momento de la ceremonia.

Ese tiempo representaba un precontrato para que los novios estuviesen realmente seguros del paso que iban a dar ya que, sólo habiendo superado bien ese periodo se recibiría la bendición de la Iglesia.

Por otra parte, tenéis que saber que los anillos de compromiso, tal y como los conocemos hoy en día, no surgieron hasta el siglo XV y, a decir verdad, los más comunes tanto entonces como ahora son los solitarios. Teniendo esto en cuenta, no es de extrañar que el primer anillo que llevó diamantes fue el que le regaló el Archiduque Maximiliano de Hamburgo a María de Borgoña en el año 1477.

Ese primer anillo, cuyos diamantes formaban la letra M por ser las iniciales de ambos, puede verse en el Kunsthistorisches Museum de Viena y fue el inicio de todo. Actualmente los anillos de compromiso son muy diferentes al primero, pero aún conservan la misma esencia: simbolizar el amor eterno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.